Construyendo el electroscopio

        Dos láminas conductoras delgadas pueden girar abrirse, como las hojas de una puerta colgadas de un gancho. Ambas están en contacto mediante un conductor que puede ser el propio eje de giro. Al cargarlas ambas se separan por efecto de la repulsión electrostática. Acercando distintos cuerpos al conductor podemos ver si están cargados y comparar su carga con la ya depositada en el electroscopio.

Versión corta sin comentarios